Link de mi libro "La Negociación Inevitable"

Link de mi libro "Todos ganan"

Link de mi contribución al libro "Nuevos Líderes"

Link de la entrevista "La Negociación Inevitable"

sábado, 7 de junio de 2014

LO CONTRARIO DEL AMOR

Generalmente creemos que lo contrario no forma parte del mismo universo:  el cielo y el infierno, el bien y el mal, la honestidad y la deshonestidad.  O es una cosa o es la otra.

Esto es la consecuencia de una visión fragmentada del universo en lo que identificamos son elementos separados de nosotros mismos, de los sentimientos, de las acciones, de las emociones Es lo que nos enseñaron y lo hemos aprendido.

A veces los sentimos como los extremos de un continuo: comienzo y final, casamiento y divorcio, amigos y enemigos.  Tendemos a verlo como una fractura, no como una modificación y, además, como una fractura que no tiene reparación.

Otra visión de lo continuo, de lo integrado, es que no deje nada afuera, porque comprende al universo como concepto abarcador.

Al incluir todo cambia, nada está  verdaderamente afuera y lo que veo, lo que percibo, lo que habitualmente decimos que es la realidad, genera una contradicción que no es fácil de solucionar. El concepto de universo incluye todo, lo que percibimos con nuestros sentidos no puede hacerlo, porque nuestros sentidos son limitados.

Nadie podría seriamente decir que no es así y sin embargo no podemos aceptarlo y volvemos a hablar de la realidad y de que tenemos razón, de una manera bastante absoluta.

Husserl, decía que solamente podemos percibir por escorzos que complementamos con otros que hemos visto o imaginado.  Si aceptamos esto, no podemos hablar de la "realidad", porque no tenemos literalmente la posibilidad de abarcarla.

Apoyarme en la realidad y la objetividad, suele ser un gesto intimidatorio hacia los que no ven las cosas como yo, porque queda implícito que el que puede y tiene  soy yo.  Éste es el juego competitivo que se desarrolla en la discusión, intenta eliminar mis dudas imponiéndome a la otra persona.

En cuando acepto mi incompletud, va ganando terreno en mi visión lo incluyente, la "y" porque está en el todo: te quiero y no te quiero, tengo razón y no la tengo y voy dejando de usar la "o", que afirma que tengo razón o no la tengo.  Que te quiero o no te quiero. Necesitamos tanto la certezaque estamos dispuestos a sostener lo insostenible.

Aplicado al amor, el odio aparece como su opuesto en el otro extremo de ese continuo, pero sigue formando la unidad en la que los dos están.  Los polos norte y sur son opuestos, pero ambos integran el concepto mayor, la tierra,  u otro mayor aún, el universo.

¿Cuál sería lo contrario desde esta perspectiva?  Lo contrario, no es el otro extremo, es lo inexistente, porque no está en el continuo, está ausente.  Lo que está ausente en el caso es la indiferencia, es la falta del amor, lo que no está, no otra forma de ejercerlo, como sería el odio.

Lo mismo podríamos decir, respecto de otras cosas.  Lo opuesto a una comida exquisita no es una comida horrible es la ausencia de comida.

Lo opuesto a la vida es la ausencia, por eso es admisible entender la muerte como una transformación, que sigue en la vida de alguna manera.

Esto lo decía un famoso químico francés, nada se extingue, todo se transforma.  En este caso podríamos deducir que ni siquiera la ausencia es lo opuesto, simplemente no percibimos en que se transformó.

Cuando lo pensamos en el campo de la política, es notable que lo que sustenta a los políticos que no nos gustan sea nuestro odio y lo que les quita sustento de mi parte, es la indiferencia.

Cuando esto llega a los medios de comunicación, cuando dejan de "hablar mal" de un político o cualquier figura pública, lo hacen desaparecer.

Hace algunos años muchos políticos preferían el ridículo que hacían en la televisión en un programa de Moria Casán, que se llamaba precisamente "A la cama con Moria", que dejar de asistir, que no lo vieran, y quedar afuera.

Muchas veces sin darnos cuenta, terminamos siendo aliados de las personas que nos llenan de rechazo, porque las ayudamos a mantenerlas en la escena.

Imaginémonos un país, en el que nadie habla del presidente.  Imaginemos un candidato desacreditado y un candidato que no se conoce.

martes, 20 de mayo de 2014

PARA ERNESTO GARCÍA, MI QUERIDO AMIGO. ELEGÍA


ERNESTO ME ENSEÑO MUCHO, ME BRINDÓ OPORTUNIDADES, ME ACUNÓ CON SU FAMILIA, ME PRESENTÓ COMO SU AMIGO FRENTE A MUCHOS DE LOS QUE TENÍA, ME ENSEÑÓ GUARANÍ AUNQUE YO NO LO APRENDIERA Y ME DELEITARA ESCUCHÁNDOLO A ÉL.  PERO SOBRE TODO ME ENSEÑÓ LA CREATIVIDAD, LO QUE SON LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y, MUY ESPECIALMENTE LO QUE ES LA GENEROSIDAD.

LO MÁS CERCANO A LO QJE SIENTO ES "ELEGÍA" EL POEMA DE MIGUEL HERNÁNDEZ, EL PASTOR POETA, AQUEL QUE DECÍA:  TE ME MUERES DE DULCE Y DE SENCILLA..

TAL VEZ PODAMOS COMPARTIR EL ARRAIGO QUE TIENE EN MI SENTIR LA TOPOGRAFÍA DE LA PALABRA AMIGO.


ELEGÍA


 En Orihuela, su pueblo y el mío, se me 
ha muerto como del rayo Ramón Sijé, con
quien tanto quería.
Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano.
Alimentando lluvias, caracolas
y órganos mi dolor sin instrumento
a las desalentadas amapolas
daré tu corazón por alimento.
Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler me duele hasta el aliento.
Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.
No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.
Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo
voy de mi corazón a mis asuntos.
Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano estás rodando por el suelo.
No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.
En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes
sedienta de catástrofes y hambrienta.
Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte a parte
a dentelladas secas y calientes.
Quiero minar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte.
Volverás a mi huerto y a mi higuera;
por los altos andamios de las flores
pajareará tu alma colmenera
de angelicales ceras y labores.
Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores.
Alegrarás la sombra de mis cejas,
y en tu sangre se irán a cada lado
disputando tu novia y las abejas.
Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas
mi avariciosa voz de enamorado.
A las aladas almas de las rosas
del almendro de nata le requiero,
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.
Miguel Hernández.


miércoles, 19 de febrero de 2014

ENTRE OPOSITORES Y MILITANTES ES DIFÍCIL QUE HAYA DEMOCRACIA Y REPÚBLICA

Las palabras son  a veces las que describen cierta concepción de lo que albergamos en lo profundo.

Si decimos ciudadano, habitante, vecino, poblador, estamos describiendo un estado en el que no hay ningún elemento que denote competencia.

Cuando decimos República, sabemos que hablamos de lo que no nos pertenece en forma privada, porque nos pertenece a todos los que integramos lo público.  Nadie tiene un pedazo más grande ni más chico, somos iguales y si todos nos "apropiamos afectivamente de lo público", generamos  algo que se parece a cuando decimos mi familia, mis hijos, mis compatriotas.

Cuando expresamos que la democracia es imperfecta con resignación, es cuando confundimos una forma de ser y de convivir con un proceso eleccionario al que le asignamos connotaciones similares a la  propiedad privada que es justamente lo contrario de lo público, porque lo que nos interesa es competir con los demás, tener más y nos convertimos en "opositores", porque vivimos oponiéndonos para ganarle a los otros.

Los otros son los otros partidos políticos, el otro sector dentro del mismo partido político o la persona que ha ocupado el lugar que quiero para mi mismo y que por lo tanto se opone a mi deseo.

La palabra militante viene de lo militar, de la milicia, en la que la convivencia se integra frente a un enemigo externo en quien depositamos lo malo y nos convencemos que los tenemos que vencer como un deber, y en muchos casos deseamos eliminarlos.

Dentro de una fuerza militar la jerarquía es el elemento principal y desde lo más evidente, es lo que otorga el poder de tal modo que el que no lo acepta, es considerado traidor.

¿Adonde han quedado nuestras posibilidades de regar la conversación, el aprecio por lo diferente y complementario, el liderazgo que rota según el tema, el agradecimiento por lo que nos brinda el que tiene otros saberes?

¿Cómo conciliamos la calidad de nuestra convivencia con la lucha, con el deseo de seguir prevaleciendo sobre los otros?

Parece que los militantes y los opositores no son los que pueden ayudarnos a vivir y convivir mejor.

jueves, 6 de febrero de 2014

COMO DECÍAMOS AYER, PARECE QUE ESTO ES VIDA.

Siempre me apasionó el aprendizaje como fenómeno misterioso, más allá de las explicaciones racionales en términos genéricos.

La curiosidad, la persistencia, el juego, la creatividad, la memoria y la modificación de la conducta tienen relaciones muy importantes y constituyen una parte del conjunto que interactúa en distintas disciplinas, entre las que se agrupa las neurociencias con un desarrollo notable gracias a la tecnología que permite llegar a niveles de complejidad y profundidad que evolucionan frecuentemente.

Este constante movimiento y entretejido refuerza la inexistencia de la verdad como categoría absoluta, y nos facilita seguir aprendiendo el darnos cuenta que lo provisorio es, precisamente, la fuente que lo legitima.

Así como la muerte le da sentido a la vida evitando con la limitación y la incertidumbre de su acontecer,  la angustia de no poder morirse o saber exactamente cuando ocurrirá, la expansión del conocimiento nos despeña de las certezas y nos asegura que queriendo aprender lo nuevo, renovamos con alegría al niño que está adentro nuestro con más curiosidad que temor.

¿Qué mejor doctorado que el de "explorador / aprendiz" que cree que se va a morir sin saber cuando, en qué momento, porque mientras está vivo tiene la experiencia directa e indirecta de la muerte en el mundo, excepto la suya?

Esta puja entre lo infinito y lo absoluto por un lado y lo relativo y la necesidad de tener límites para no enloquecer, pareciera que es el lugar y el tiempo en que se desarrolla la vida.

viernes, 13 de septiembre de 2013

LA GENTE

Esta expresión debe ser una de las más usadas por políticos, periodistas, economistas y las personas en general en sus conversaciones habituales.

Se podría decir que son modismos, muletillas, repeticiones del piloto automático con poca intervención verdadera de nuestras distinciones lingüísticas.  O se podría desconfiar de esta explicación y creer que hay algo más profundo que se expresa de esta manera.

Me inclino por esto.

Si digo "la gente", tengo algunas ventajas:  no me incluyo, observo y comento, relato, describo, pero no me ocurre a mi, sino a los otros.

Tampoco me comprometo con mi acción y sin embargo "me ocupo" de los demás (qué bueno que soy..) y hago, porque lo denuncio.  ¿Para qué?  Para que otros a partir de lo que he hecho, se dediquen a corregirlo gracias a mi.

Poco esfuerzo y mucha satisfacción...  Es un buen negocio, poca inversión y mucha rentabilidad.

¿Cómo dejar de ser actor o por lo menos, cómplice activo de una forma de hablar que me excluye y me da la ilusión de estar por encima de los demás?

Darme cuenta. Desconfiar un poquito más de mis propias trampas o por lo menos estar más alerta sabiendo que me las tiendo.

Tal vez si hablamos de nosotros, de las personas, comencemos a ver el paisaje de otra manera y a reconocernos en el mismo.

En otras palabras , vivir más conscientemente la vida misma en la que estamos aprendiendo, cuando podemos ser actores y espectadores al mismo tiempo y donde yo y los otros estamos siendo vistos a través del filtro de creencias que si no las abrimos, dominan nuestras vidas.

La llave, como ocurre generalmente, es una simple pregunta:  ¿por qué?  La respuesta será provisoria, hasta el próximo ¿por qué? y así sucesivamente.


martes, 18 de junio de 2013

POEMA DE ERNESTO ALTEA

Mi querido amigo Ernesto Altea, me envió este viejo poema que escribió hace unos años, sin título.
Para mi es especial y siento la necesidad de compartirlo.  Gracias Ernesto


Parado frente al muro del tiempo
me detengo rendido preguntando
¿para que tanto esfuerzo?
¿que impulso ancestral
me empuja al abismo
del trabajo interminable
donde expiran mis últimas energías
y se agotan las esperanzas?.

¿Cuál es el misterioso lazo
que me ata a las utopías?
¿por qué sueño despierto
con puertos prolijos y playas tranquilas,
si la vida es un muro sin fisuras?
No escapo ni quisiera hacerlo.
Ni siquiera pretendo justificarme
porque tengo claro que la carga
es el peso de mis sueños.

Solo aspiro a encontrar esos instantes
de equilibrio perfecto
cuando el viento es fresco
y el ardiente sol de mis ambiciones
me da un respiro,
para poder detenerme en el tiempo
y contemplar el atardecer
sin sentir la angustia de la espera.

¿Será esa toda la recompensa?

lunes, 17 de junio de 2013

NUEVAMENTE LAS PALABRAS

El lenguaje no describe la realidad, la crea.

Durante mucho tiempo esta sentencia de Rafael Echeverría en su "Ontología del lenguaje", me abrió un nuevo mundo y una comprensión que me permitió salir de la comodidad apretada de las definiciones del diccionario, muy útiles, muy precisas y muy estáticas.

Si decimos que hay tantos libros como lectores que están cambiando permanentemente durante la lectura y más aun en diferentes lecturas hechas en distintos momentos de su vida, es porque las palabras, las frases, el clima y la situación en la que nos vamos desplegando como personas que leemos, escuchamos y vivimos, son siempre cambiantes.

Al mismo tiempo que podemos reconocer esto, sentimos la necesidad tranquilizante de tener algunas certezas, de poder comunicarnos más claramente con nosotros mismos cuando pensamos y cuando compartimos lo que pensamos con otras personas.

Nuestro anhelo de claridad y de comunicación, nuestra necesidad de tener anclajes, nos hacen oscilar entre certezas y dudas, entre la precisión y la ambigüedad.

En nuestra búsqueda recorremos un amplio camino laberíntico y contradictorio apoyándonos a veces en dogmas políticos, religiosos, racionales o en la ilusión de alguna zona inmutable que nos permita descansar. Y al instante sentimos el movimiento, el río que corre, aquello en lo que vamos siendo con acontecimientos que nos sorprenden y muchas veces nos dejan perplejos.

Algunos piensan que la filosofía es un intento de respuesta a la principal incertidumbre: saber que nos vamos a morir y no saber cuándo. Aunque la vida eterna, la reencarnación o pensar que somos diferentes tipos de energía, en el fondo niegan la muerte como lo definitivo.

¿Podremos alguna vez estar verdaderamente en paz y en armonía con la incertidumbre o siempre necesitaremos certezas con fisuras casi imperceptibles que tratamos de blindar?

Me encantaría que los que tengan ganas hagan sus comentarios.  Más que un pedido de mi curiosidad, es un anhelo de sentirme acompañado por otras visiones.